PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
A+ A A-

Dos obras de arte atracan en Puerto del Rosario

Se trata de el Sea Cloud 1 y el Sea Cloud 2, veleros de lujo únicos en el mundo y para turismo de alto standing

 

  • Redacción NoticiasFuerteventura
  •  

    La maravillosa Foto del atraque vía twitter de Raúl Saavedra

     

    El Sea Cloud, un velero único que está de escala estos días en Puerto del Rosario y que navega en el mes de noviembre por las islas antes de empezar su travesía transatlántica anual hacia el Caribe: 17 días seguidos de viaje que terminarán cuando entre en el puerto de Santo Domingo, en la República Dominicana, un país estrechamente ligado a la historia de este velero de cuatro mástiles con una historia apasionante como barco de recreo, embajada oficiosa, buque militar, yate de dictador, barco escuela, velero ruinoso y hoy deslumbrante buque de crucero.

     

    La historia del barco se remonta a 1929, demostrando que crack de Wall Street no afectó a todos por igual. Dos años después del espectacular hundimiento de la bolsa y la economía, el magnate neoyorquino E.F. Hutton regaló el Hussar, un espléndido yate de recreo de cuatro mástiles, a su esposa, la empresaria Marjorie Merriweather.

     

    Su compañero de viaje, el Sea Cloud 2 fue construido en los astilleros asturianos Godán fue inaugurado en 2001. Compañero de flota del legendario Sea Cloud, de 1931, el Sea Cloud II desplaza 3.849 toneladas y mide 117 metros de eslora, bauprés incluido, por 16 de manga. Su aparejo está compuesto por 23 velas que desplegadas suman una superficie de 3.400 m?2;.

     

    Como destacan las webs especializadas en el sector de los cruceros, navegar en este imponente velero ofrece "experiencias inolvidables", gracias a sus cubiertas "elegantes y glamurosos camarotes". Según estas publicaciones, la decoración y distribución interior "ostenta una mezcla de toques nostálgicos y modernos cuyo diseño recrea el ambiente suntuoso de la navegación tradicional sin perder los matices modernos de hoy en día", en referencia a las zonas de restauración, piscinas, bares, sales de juego y cines, por ejemplo.

     

     

     

    Comentarios (0)  



    Escribir un comentario